S P E C T R E una crítica de ALBERTO CARPINTERO alberto@planeta5000.com

Spectre es la entrega número 24 de la mundialmente famosa saga de James Bond, la cuarta interpretada por Daniel Craig. Todo esto son datos que casi todo amante de la saga sabe pero que no está mal recordar. A diferencia de otros Bonds, éste de Craig, desde la primera cinta se ha tratado como “reboot”, o lo que es lo mismo, de reinicio, replanteándose el personaje desde el origen, desde que entra en la organización secreta MI6 y se le asigna una numeración “00”, en concreto la 007, por el que es bien conocido.

PULSA PARA VER MÁS

En esta última aventura, ya se asientan definitivamente ciertos aspectos que caracterizaban al héroe de las antiguas películas y aparecen elementos básicos de la saga, como la organización criminal SPECTRE (SPECTRA, para los seguidores de toda la vida) y un esbirro fuerte, casi invencible. Lo del villano secundario era algo necesario y de lo más satisfactorio. Un ser casi indestructible, muy superior a James Bond, pero que por suerte o por maña, siempre acaba derrotado. Recordemos al mítico Oddjob, japonés achaparrado con traje y bombín mortal, secuaz de Auric Goldfinger, o al gran Robert Shaw, años antes del Tiburón de Spielberg, que en Desde Rusia con amor, teñido de rubio, intenta estrangular a Sean Connery con un alambre extraído de su reloj y, por supuesto, el inolvidable “Jaws” o “Tiburón”, mercenario de dos metros, con dientes metálicos afilados y traje de “nerd”, interpretado por Richard Kiel en dos entregas del simpático Roger Moore: La espía que me amó y Moonraker. En Spectre optan por el enorme luchador Dave Bautista que, poco a poco, va haciéndose su carrera en el cine. Acabamos de verle en Guardianes de la galaxia y en Riddick, entre otras. Bautista es una mala bestia, pero Daniel Craig no se queda atrás y la pelea entre las dos moles es épica.

En cuanto a SPECTRA (permítanme llamarlo así), ya era hora de que saliera. Siempre ha sido la némesis de Bond y del MI6. Detrás de cada malvado plan estaba SPECTRA, dirigiendo todo. Aquí no solo se plantea, si no que la película trata sobre descubrir qué es exactamente y cómo opera y ahí es donde descubrimos a la mente criminal que hay detrás, que no es otro que Christoph Waltz, utilizando sus famosos gestos irónicos, que le lanzaron a la fama en Malditos Bastardos de Tarantino. Tras el personaje de Waltz se esconden varios secretos pero no vamos a ser nosotros quienes los desvelemos.


Decir también que está todo muy bien puesto, la acción es trepidante, las chicas Bond son muy guapas y misteriosas, Léa Seydoux y Monica Bellucci, el guión mantiene un interés constante y la música, con sus temas clásicos y nuevos, funciona como un tiro. El pulso narrativo de su director, Sam Mendes, es conciso y se le nota más cómodo que en la anterior película, la demasiado “nolaniana” Skyfall. También está el tema de la fantasmada, pero a eso hemos venido, ¿no?

pulsa para ver más

-FICHA FILMAFFINITY http://www.filmaffinity.com/es/film157007.html | IMDB http://www.imdb.com/title/tt2379713/

una crítica de ALBERTO CARPINTERO alberto@planeta5000.com

PLANETA5000.COM | webmaster Josť Antonio Monge.